miércoles, 27 de febrero de 2013

El Descubrimiento Cientifico de la Ciudad Prehispánica de Machupicchu (Parte 2)


Vuelto a su pais, bingham decidio realizar una expedición hacia la tierra de los incas. Con este fin partió de Nueva York a comienzos de junio de 1911. Llegado a lima estudio crónicas de los siglos XVI y XVII con la ayuda del doctor romero; la crónica de fray Antonio de la Calancha le hizo meditar sobre vilcabamba y victus, postreras capitales; la crónica del licenciado Fernando de Montesinos acrecentó su interés  por ubicar  las ultimas ciudades precolombinas en la zona de los valles. En julio de 1911 partió bingham de Cusco, y con la ayuda del comerciante italiano radicado en la ciudad don Cesar Lomellini, se dirigió por el valle del rio Urubamba, tocó a Salapuncu, pasó frente a Llactapata  y Q’ente, continuo hacia torontoy, llego a uno caseríos  pobre que se llamaba Maquinayuj (hoy Machupicchu)  y finalmente llegó al lugar llamado Mandorpampa, pequeña planicie al margen derecho del rio Urubamba; había vencido varias jornadas caminando varios días. En Mandorpampa acampó cerca de la choza de la única familia que  habitaba el lugar; la modesta vivienda era de MELCHOR ARTEAGA. El extranjero tomó contacto con el campesino mediante el sargento Carrasco, que le servía de guarda y de intérprete ya que conocía el quechua. Interrogado Arteaga sobre grupos arqueológicos, contesto indicando que en las alturas de la montaña que tenían al frente, había unas ruinas, añadiendo que la montaña se llama Machupijchu, que traducido al castellano es “Cima vieja”. Bingham y sus acompañantes pasaron la noche en la tienda que instalaron, y de lo que ocurrió al día siguiente, el mismo viajero dice:



El amanecer del 24 de julio (1911) fue de una helada llovizna, Arteaga tiritaba y se mostraba inclinado a pertenecer en la choza. Le ofrecí remunerarle bien si me mostraba las ruinas, a lo cual objeto que era muy pesado el trayecto ascendente en un día tan húmedo. Pero cuando descubrió que yo estaba dispuesto a pagarle un sol, o sea tres  o cuatro veces el salario que se paga en las vecindades, consintió finalmente en ir. Cuando le preguntamos donde estaban las  ruinas señalo rectamente a lo largo de la montaña. Nadie supuso que sería especialmente interesante y ninguno mostró interés en acompañarme… Por eso, acompañado del sargento Carrasco, deje la choza a las diez de la mañana. Arteaga nos llevó por alguna distancia corriente arriba… después de una caminata de unos tres o cuatro horas Arteaga dejo el camino principal y se internó en la selva hasta la ribera del rio. Aquí había un puente primitivo que cruzaba la corriente rugidora en su parte más angosta, en donde las aguas se veían obligadas a deslizarse entre grandes peñascos. El puente estaba hecho de media docena de troncos muy débiles, algunos de los cuales no tenían longitud suficiente para abarcar la distancia entre los dos apoyos, por lo cual habían sido calzados y unidos con lianas.” (Cronica Extraida del libro de Hiram Bingham)

Sigue Nuestras publicaciones en las redes sociales, y conocerás mas acerca del descubrimiento de Machupicchu, y Camino del Inca (ruta que utilizaban los antiguos incas para comunicarse mediante los ch'askis)

Si quieres Conocer Machupicchu por la ruta del Camino Inca, realiza tus reservas en http://www.camino-inca.net, (sitio recomendado)


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada